Cobertura de vacunación

A pesar del éxito indiscutible de los programas de vacunación, más de 3 millones de personas siguen muriendo por año debido a enfermedades que pueden ser prevenidas mediante vacunas. Los constantes programas de vacunación han conseguido erradicar la viruela y reducir hasta el momento, la incidencia global de la poliomielitis en un 99%. También disminuyeron de forma drástica la difteria, el tétanos, la tos ferina, el sarampión y las infecciones por Haemophilus Influenzae tipo b (Hib), con lo que a lo largo de los años se ha conseguido prevenir enfermedades, discapacidad e incluso muertes. No obstante, la vacunación sigue siendo un desafío permanente.
En general, la cobertura de vacunación sólo ha crecido ligeramente desde principios de los años 90 y se ha estabilizado en una tasa media de cobertura del 80%. Pero las diferencias entre países siguen siendo muy considerables. Así por ejemplo, en el año 2003, se estimaba que nacieron 28 millones de niños (27% de todos los nacimientos) en países en los que la cobertura de vacunación era inferior al 70% y otros 10 millones de niños viven en países con una cobertura por debajo del 50%.

La historia demuestra claramente que, al reducir la cobertura de vacunación, reaparecen enfermedades en poblaciones que estaban protegidas. En los últimos años se han producido grandes brotes de enfermedades: una epidemia de difteria en la Comunidad de Estados Independientes (CEI) en los años 90, que llegó a afectar a más de 50.000 personas en 1995, confirma lo importante que resulta mantener la vigilancia constante y promover la cobertura de vacunación para controlar y erradicar, en el futuro, algunas enfermedades infecciosas.

Con el objeto de proteger y mejorar la salud humana en todo el mundo, Sanofi Pasteur respalda los objetivos globales de vacunación selectiva definidos por la Alianza Mundial para las Vacunas y la Vacunación (Alianza GAVI). Entre dichos objetivos se incluye el de lograr para el año 2010 o antes, en todos los países, una cobertura de vacunación nacional del 90% y una cobertura de al menos el 80% en cada distrito.

Una cobertura de vacunación elevada y estable permite reducir e incluso erradicar la enfermedad. Así por ejemplo, los casos de sarampión registrados en Europa pasaron de 200.000 en el año 1994 a 30.000 en el 2003. De esta manera, la OMS declaró a esta zona libre de poliomielitis en 2002.

El próximo desafío para la OMS es erradicar el sarampión y la rubéola antes del año 2010. Entre 1999 y 2005, gracias a la Iniciativa contra el sarampión promovida por la UNICEF y la OMS, se ha logrado vacunar a más de 217 millones de niños entre 2001 y 2005, sobre todo en África. Las muertes provocadas por el sarampión descendieron a razón de un 60%; en África se logró una reducción absoluta de muertes del 72%. Se estima que la vacunación contribuyó a evitar casi 7,5 millones de muertes por dicha enfermedad.

Si desea más información, visite el sitio web de la Organización Mundial de la Salud.